Dos personas fueron desmembradas en Buenaventura

Desmembrado en Buenaventura

Colprensa | Frontera Informativa | Cali

El último caso de desmembramiento, un joven de 16 años oriundo de Bogotá, hizo que varios sectores exigieran una mayor efectividad a la Fuerza Pública en Buenaventura.

El llanto desgarrador de Yuri Marcela, la madre de Carlos Andrés Angarita Jimémez, el menor de edad desmembrado este fin de semana, retumba en el sentimiento de los bonaverenses que creían que esta práctica de picar había desaparecido. 

“No es justo, no tiene sentido lo que le hicieron a mi hijo, era un muchacho trabajador, no era parrandero ni tenía problemas con nadie, era amigo de todo mundo, no entiendo por que lo mataron de esta forma”, aseguró la mujer, oriunda como su hijo de Bogota, de donde llegaron hace once años a la calle del Caco, en el barrio La Playita.

Tanto ella, como su compañero sentimental, un afrodescendiente, al igual que “El mono”, como llamaban a Carlos Andrés, se dedicaban a la venta de agua de pipa o de coco.

“La última vez que lo vi fue a las ocho de la noche, cuando me dijo que iba para el centro a comprarse un helado, después no supe más de él hasta la mañana del domingo cuando me dijeron que habían encontrado el cuerpo desmembrado, debajo de una casa”, recuerda la desconsolada madre, quien se pregunta cómo lo mataron si había tanta presencia militar en la zona.

Todo hace indicar que ‘El Mono’ fue asesinado y desmembrado en horas de la mañana de este domingo, pues cuando la Sijin hizo el levantamiento, los restos mortales estaban todavía tibios.

El resurgimiento de esta actividad delictiva, después de dos meses de intervención militar suscita muchas dudas sobre la efectividad de la misma. 

“Nosotros entendemos que un hecho de estos causa conmoción en la ciudad, pero mantenemos una constante presencia en la zona, de hecho lo comprueba la normalidad de la vida cotidiana ha vuelto a estos barrios de baja mar, celebrando sus reuniones como la de semana santa”, dijo el comandante de la Fuerza Naval del Pacífico, Contralmirante Pablo Emilio Romero Rojas.

El alto mando naval presidió una rueda de prensa con los demás miembros de la Fuerza Público para precisar más detalles de este caso.

Indicó que el cuerpo del menor de edad fue abandonado debajo de una casa palafítica, pero que en esta vivienda no se registró el hecho criminal.

“Ni la gente que habita esa vivienda sabía del caso”, indicó el Almirante, precisando que los restos en una chuspa negra pudieron ser traídos por la misma marea a este sector.

Por su parte la Policía confirmó que se ha avanzado en la investigaciones y que en poco tiempo se tendrán resultados sobre los responsables, adelantando que ya hay individualizaciones.

“La intervención ha sido exitosa, se han hecho y se siguen haciendo capturas importantes, estamos avanzando en consolidar la paz y tranquilidad en los barrios, a pesar de algunas situaciones que todos lamentamos como está del joven desmembrado”, dijo el Teniente Coronel Luis Fernando Merida, subcomandante de la Policía.

El nuevo caso de una persona desmembrada vuelve a poner en primer plano el caso de las llamadas “casas de pique”, denunciadas por el Obispo Héctor Epalza, hace un año.

“Las autoridades conocen de la existencia de ‘las casas de pique’ y aún no se ha visto el resultado que esperamos, que es dar con ellas, allanarlas y judicializar a las personas que tiene plena relación con el cometido de estos actos delictivos”, dijo Alvaro Martán Abonce, Personero del puerto.

Precisó que “aquí hay que exigirle a la Fiscalía, respetuosamente, que demuestre el trabajo institucional con el fortalecimiento que hizo el señor Fiscal en la última visita presidencial, porque actualmente la debilidad que desde la Personería evidenciamos, es que de nada sirve la militarización, sino hay eficacia en el aparato judicial, es decir, pueden haber mucho militares en la comuna intervenida, pero sino cuenta con un agente judicial, pues no hay nada que hacer”.

Igualmente señaló el Representante del Ministerio Público, que lo sucedido en el sector de Piedras Cantan, en la comuna cuatro, que esta militarizado, es un mal mensaje.

“Por motivo de la violencia allí asentada, ha ocasionado dos desplazamientos masivos intraubarnos y diferentes hechos victimizantes, asesinen una persona y aparezca desmembrada, allí hay mucho que revisar, porque los delincuentes lo que pueden estar pensando y haciendo es que al notar la poca presencia de los militares aprovechan para cometer hechos ilícitos. Repetimos, sino hay una intervención militar con un aparato judicial eficaz y oportuno para contrarrestar a los delincuentes, definitivamente no va haber tranquilidad entre la población”, dijo Martán.

Por su parte el sacerdote Jhon Reina, dijo que si bien es cierto que se manifiesta que las cosas han mejorado, pero la ciudad sigue en su problemática.

“Las cosas no han cambiado mucho, la realidad que esos grupos(La Empresa y los Urabeños) siguen operando, extorsionando, cometiendo hechos como el de joven desmembrado, en plena semana santa, esto nunca se había dado, es preocupante, pues se pierde el respeto por la autoridad y por Dios”, señaló Reina del equipo de la Pastoral Social de Buenaventura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s