RECONVERSIÓN LABORAL

El proyecto de reconversión laboral minera Mi Negocio fue evaluado por la Unidad de Minas de la Secretaría de Gobierno Departamental, los alcaldes de los municipios beneficiados y el Departamento para la Prosperidad Social (DPS).

Esta propuesta surgió en el segundo semestre del año pasado y ha beneficiado a 500 familias de Marmato, Riosucio y Supía, según manifestó el secretario de Gobierno de Caldas, Carlos Alberto Piedrahita Gutiérrez.

El objetivo de Mi Negocio es que las personas que han trabajado la minería ilegal, tengan una segunda opción de empleo y que mejoren su calidad de vida. El funcionario agregó que la petición de los alcaldes es que se aumenten los cupos a 2 mil familias y se incluya a Anserma.

El director de Prosperidad Social en Caldas, Jorge Orlando García Restrepo, afirmó que los participantes están muy entusiasmados en negocios de ropa, confección, tiendas y restaurantes. Precisó que el programa avanza en un 50% y que la inversión supera los 2 mil millones de pesos. Aseguró que al concluir el proyecto se revisará la posibilidad de tener una segunda fase.

Así mismo el alcalde de Marmato, Julio Vargas Chica, destacó que su municipio fue favorecido con 200 cupos y solicitaron 100 más a la Red Unidos. La principal estrategia de negocio en Marmato se basa en los textiles y los beneficiarios se capacitan en el Sena. Vargas Chica aseguró que desde la administración municipal se ejerce un control sobre el uso apropiado de los subsidios otorgados por el Gobierno Nacional.

Anuncios