Colombia

Balance de Santos a un año de concluir su mandato

Juan Manuel Santos

Colprensa | Frontera Informativa | Bogotá

La prudencia ha sido una de las características de Juan Manuel Santos durante sus siete años de gobierno, pero en la alborada de sus últimos doce meses en la Casa de Nariño, se atreve a decir que el aspirante que le apueste a la paz deberá garantizar una coalición fuerte que le permita sacarla adelante.

Sentado en uno de los sillones del despacho presidencial, responde con mordacidad a las burlas que hace de él su colega de Venezuela, Nicolás Maduro. Pero lo que sí se toma con mucha seriedad, es la lamentable situación por la que pasa la nación vecina, un tema que está en la agenda de sus pendientes.

De estos y más temas fue la entrevista con el Jefe del Estado a Colprensa.

– ¿Cuál es su mayor preocupación de cara a lo que le resta de Gobierno?

Seguir avanzando para mejorar la calidad de vida de los colombianos. Voy a trabajar sin descanso para seguir mejorando el acceso y la calidad de la educación. Vamos a acelerar la construcción de autopistas, carreteras, puertos, aeropuertos, que nos abran oportunidades, en particular en el campo. Seguir apoyando a los colombianos para que tengan casa propia, servicios básicos. También vamos trabajar para mejorar la economía y el empleo. Yo sé que ese es motivo de preocupación de muchos colombianos. Hemos tenido un primer semestre difícil, pero las bases están bien y el segundo semestre será mucho mejor. Y por supuesto, avanzar en la construcción de la paz y la reconciliación.

– ¿Y cuál frente a quien lo suceda en la Casa de Nariño?

Confío en que mi sucesor siga construyendo sobre lo construido. Que conserve la prioridad que tiene la educación. Que siga avanzando en la reconciliación y la paz. Que siga mejorando y modernizando la infraestructura. Que sea audaz en lo social para seguir reduciendo la pobreza. Y que mire hacia delante más que para atrás.

– La mayoría de los partidos que le han acompañado hablan de una coalición para defender el legado de la paz. ¿Acompañará esa coalición?

No puedo intervenir en política, pero sin duda quien llegue a la Presidencia necesita una coalición que siga construyendo la paz.

– ¿Le preocupa que a esta altura no haya un candidato claro que enarbole las banderas de la paz; y que cale?

Estamos viendo en este momento la salida de los contenedores con las armas. Es el punto de inflexión para construir la paz. No tiene reversa. Y cualquier candidato debe seguir avanzando en su construcción y tener propuestas claras sobre los demás temas. La campaña no ha arrancado y entre más se demore ese arranque, mejor.

– Los retrasos que se han dado con el desarme, la recolección de armas y la constitución de las zonas transitorias han generado ruido. ¿Cómo estamos hoy?

Un retraso de días no es importante frente a la magnitud de lo que estamos haciendo. Lo sucedido en esta semana es incontrovertible. Las armas, bajo control de Naciones Unidas están saliendo de las Zonas Veredales. Es el fin de las Farc como grupo armado. Es el fin definitivo del conflicto. Volteamos la página para siempre y podemos avanzar en la construcción de la paz y el progreso social y económico del país.

Maduro y Uribe

– Su gobierno ha venido endureciendo su posición sobre Venezuela. ¿Hasta dónde llegará en rechazar lo que sucede allí?

Nuestra posición es de principios. Nuestro endurecimiento responde al deterioro y ruptura de la institucionalidad democrática. Pero siempre haremos votos para que, por una vía pacífica y ojalá negociada, se restablezcan plenamente los derechos humanos y democráticos de los venezolanos.

– ¿Ha sentido ganas de contestarle los insultos a Maduro y más cuando hace mofa de usted?

Los griegos antiguos recomendaban repetir el abecedario antes de responder a ataques insólitos. He seguido ese consejo. Lo que dice Pedro de Juan dice más de Pedro que de Juan, dice el adagio popular (Risas). ‘John Mani Santos’ oye los ataques como quien oye llover.

– ¿Ha pensado en hacer las paces con Álvaro Uribe antes de que termine su Gobierno?

Nada me gustaría más. Por mi lado estoy más que dispuesto. Bajarle la temperatura a las divisiones y a las peleas le convendría enormemente al país.

Los retos económicos

– ¿Cree que el tema de la corrupción estará marcando la próxima elección presidencial?

Todo el mundo va a utilizar el tema de la corrupción en sus campañas, es algo que le preocupa muchísimo a los colombianos. Lo importante y lo bueno es que la corrupción se está combatiendo, todo esto que estamos viendo no quiere decir que haya más corrupción, sino que por primera vez se está destapando y se está actuando.

– Algunos afirman que parte de los problemas económicos hoy son la factura que está pasando la reforma tributaria…

Toda reforma tributaria es impopular. Pero era necesaria. Como lo dice el Fondo Monetario Internacional, sin esa reforma estaríamos con los mismos problemas que el resto de América Latina. La factura fue contra mi popularidad. Pero esos son los costos que hay que asumir.

– ¿Cómo cree que cerrará el año la economía?

A pesar de que tuvimos un muy regular primer semestre, y un choque externo como nunca antes desde la depresión de los años 30, seguimos generando empleo y la mayoría formal. Sin duda el segundo semestre será mejor. En eso coinciden los analistas y los gremios. Y la tendencia para el 2018 es aún mejor.

– ¿Y las otras áreas?

En estos 7 años hemos avanzado mucho, y nos falta también mucho por hacer. Hicimos la educación gratuita, una necesidad sentida de todas las familias. Lanzamos el programa de Cero a Siempre para los más pequeños. Hemos dotado a los estudiantes de herramientas para aprender. Antes había un computador por 24 estudiantes, hoy es uno por cada cuatro. Mejoramos la calidad. El acceso a la educación superior se amplió. Tener casa propia es una aspiración legítima y sentida de todas las familias. Construimos y entregamos ya más de 100 mil viviendas gratis y vamos a entregar 30 mil más antes de agosto del año entrante. Muchísimas familias no tienen agua potable y alcantarillado. En este gobierno hemos resuelto esa necesidad a más de 6 millones de personas. En materia de salud hace 10 años, 25% de los colombianos no tenían derecho a enfermarse porque no tenían acceso a la salud. Hicimos de la salud un derecho fundamental y hoy tenemos cobertura universal. Sé que tenemos que seguir mejorando en calidad y oportunidad del servicio. En eso estamos enfocados. Pero el avance es notorio. En todas las regiones del país se ven y se viven las obras de infraestructura: Dobles calzadas, puentes, túneles se construyen a paso acelerado. Eso nos cambia la vida. Nos conecta como país y abre oportunidades para crecer y viajar.

Relación con EE.UU.

– ¿Es suficiente el plan que se tiene para controlar el incremento en los cultivos ilícitos?

Es un plan concreto, realista y es la primera vez que tenemos la oportunidad de tener una solución estructural y sostenible. Vamos a poder sustituir –garantizando ingresos y oportunidades a los campesinos— 50 mil hectáreas. Y vamos a erradicar otras 50 mil. Ya hemos erradicado 23 mil.

– ¿Las posiciones variables del presidente Donald Trump no llegarán a afectar las relaciones con Estados Unidos?

Las señales que llegan de los Estados Unidos son totalmente lo contrario, el vicepresidente Pence a la primera persona que llamó él, fue a este servidor. La primera visita que hace a América Latina la hace a Colombia y lo hace como una muestra de acercamiento, de amistad, de buenas relaciones que tenemos entre Colombia y los Estados Unidos, y el interés que tienen los dos gobiernos es mantener esa relación en el mejor estado posible.

“Acabar bien”

Palabras más, palabras menos, al hacer un balance de los siete años que lleva en su gobierno, el presidente Juan Manuel Santos expresó esta semana su deseo de “acabar bien” lo que empezó.

En ese sentido, para Andrés Felipe Bernal, profesor de la Escuela de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Sergio Arboleda, al presidente le queda asegurar lo alcanzado y avanzar en el proceso de implementación de los acuerdos de paz. Sin embargo, esta fase parece salirse del resorte del mandatario.

“Como gobierno le queda solo un año, y este semestre en términos del legislativo, estarán todos encaminados hacia sus campañas regionales, a fin de mantener o preservar sus curules”, afirma Bernal.

En el Congreso hay varios temas fundamentales en los que debe avanzar el gobierno Santos, tales como la reglamentación de la Jurisdicción Especial para la Paz. También debe finiquitarse la aprobación de las Circunscripciones Especiales para la Paz y, por supuesto, sigue faltando la reforma política y electoral.

Para Iván Garzón, director del Programa de Ciencia Política de la Universidad de la Sabana, la tarea del presidente en el último año “tiene que ser el seguimiento del desarme, la desmovilización y la reincorporación”, materia en la que actualmente se avanza con la extracción de los contenedores de las zonas veredales, y el desmantelamiento de las caletas.

Lo que parece que quedará en el tintero en términos de paz es la firma con el Eln, aunque aún no se descarta que los ánimos de las partes y la visita del Papa Francisco influya para lograr el cese el fuego.

En economía Santos resaltó que la inflación bajó, la producción de café subió un 25%, la inversión extranjera y las exportaciones aumentaron y que el turismo va en ascenso.

Dijo también que espera que con la reducción de las tasas de interés la economía colombiana crezca en un 2% y que el campo, ya sin el conflicto con las Farc, va a ser un sector líder de crecimiento económico.

No obstante, el economista Eduardo Sarmiento, director del Centro de Estudios Económicos de la Escuela Colombiana de Ingenieros, afirma que Santos se ha equivocado: “Puso de locomotora un sector que no tenía capacidad de arrastrar la economía y dejó atrás la industria y la agricultura, que no han logrado recuperarse”.

Ni la minería ni la infraestructura, asegura, han sido las locomotoras correctas, y señala como un error pensar que el problema se soluciona con que el Banco de la República baje las tasas de interés.

Y en equidad, que es otro de los temas que ha abanderado el mandatario, Sarmiento afirma que Colombia sigue entre los diez países más desiguales del mundo, al tener un Coeficiente de Gini de 0,50.

Garzón señala que durante estos años el gobierno ha sentado un mal precedente frente al manejo de la protesta social. “Buena parte de estas se acallaron con promesas de más subsidios y de ayudas a determinados sectores y se promovió cierta lógica -perversa a mi juicio-, de que a más presión más subsidios se pueden obtener”.

Bernal reconoce que Santos le dio un nuevo aire a las relaciones internacionales. No obstante ahora, ad portas de irse, los conflictos han salido a flote, primero por la situación de Venezuela y, segundo, por el cambio de gobierno de Estados Unidos. “Santos procuró cuidar su relación con Venezuela en la medida que ese país era garante para el proceso de paz, una vez surtido pierde la necesidad de mantener esas relaciones y es capaz de salir a condenar ese proceso antidemocrático que está ocurriendo allá”.

Sin embargo, el principal reto en lo que le queda de gobierno es hacer algo con limitada gobernabilidad. “El principal reto es gestionar algo con la poca gobernabilidad que le queda, esto no solo en términos del legislativo, donde la Unidad Nacional cada vez se le va perdiendo un poco más y el Partido de la U llega a su fin, sino porque su popularidad sigue bastante baja”, agrega Bernal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s